jueves, 12 de marzo de 2015

Capuccinos de Cebada Delta. La mar de ricos!!


 Sí, sí, lo sé, pero cómo puedo haber hecho ya estos capuccinos y no arrancarme de una vez a hacer los mugcake geniales de ese libro de recetas fantástico que me trajeron los reyes?

 Yo también me lo pregunto...


 Pero qué queréis que os diga? El otro día fui a hacer la compra en una gran superficie en Viana do Castelo (Portugal), y me encontré nada menos que con las especialidades Delta.


 Yo ya soy superfan de sus cafés desde hace tiempo. Porque tienen bastantes especialidades: Timor, Angola, Brasil, Colombia... De hecho, los cafés Delta y los Illy, me parecen los mejores cafés de entre las marcas comerciales más habituales. Pero es que ahora he descubierto otras especialidades sustitutivas del café que además son de cereales, y bueno, difícil resistirme a probarlas por lo menos.

 El caso es que tenía estos vasitos de café para llevar, y ahí me lancé a hacer estos capuccinos de cebada:

 Os cuento:

 
Ingredientes para hacer 12 capuccinos:
  • 120 ml mantequilla derretida
  • 4 huevos
  • 200 gr azúcar moreno
  • 150 gr harina con levadura
  • 50 gr cebada Delta
  • 20 gr levadura química
  • 125 ml yogurt de vainilla
  • 1 cucharilla de vainilla en pasta
  • 12 barquillos rellenos de chocolate
  • 250 ml nata vegetal
  • ralladura de chocolate negro
Preparación:
 Precalentamos el horno a 180 ºC, en una bandeja para cupcakes colocamos los vasitos de papel para hornear. Derretimos unos 200 gr mantequilla y medimos el volumen líquido que vamos a usar.


 En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar moreno y la vainilla en pasta y revolvemos bien para que se disuelva todo. Echamos los huevos de uno en uno sin dejar de batir, tamizamos la harina con la cebada y la levadura, y por último añadimos el yogurt.
 Cuando tenemos una pasta fluida y homogénea, la repartimos en los vasitos sin llenarlos más de la mitad.
 Después ponemos un barquillo en cada vasito dejando que sobresalga por encima de la masa pero dentro del vaso


 Horneamos 20 minutos a 180 ºC (recordad que si vuestro horno tiene ventilador, no debería hornearse a más de 160 ºC porque los bordes de los vasitos podrían cocerse.


 Mientras montamos la nata, la cargamos en una manga pastelera y la reservamos en la nevera.

 Transcurridos los 20 minutos, pinchamos y si el palillo sale limpio, es que ya están terminados. Antes de sacarlos del horno, lo apagamos y los dejamos reposar dentro unos 10 minutos.


 Cuando los sacamos del horno ya reposados, deberían haber bajado un poquito. Los dejamos enfriar del todo antes de cubrirlos de nata y decorarlos


  Una vez totalmente fríos, ponemos una boquilla de estrella a nuestra manga ya cargada que habíamos reservado en la nevera, y cubrimos cada vasito hasta el borde de nata.


 Luego esparcimos unas ralladuras de chocolate, y... a comerlos!!


  La barrita de chocolate del relleno del barquillo se derrite dejando una cremita de cacao en el interior del bizcocho... Vamos, que están buenísííííísimos.

 Ja,ja,ja