jueves, 6 de noviembre de 2014

Bizcochitos de harina de algarrobo y crema de avellanas


 Ya os contaba que en Portugal he descubierto otras formas de trabajar con los ingredientes, y tambien nuevos ingredientes. La harina del algarrobo me tiene fascinada, y es que solo pienso en usarla con todo.
 

 De entrada hice estos bizcochitos para que mis compañeras los probaran a ver qué les parecía, y tengo que decir que ha sido toooodo un éxito, hasta a Marga le han gustado, y eso que como ella dice su gusto es "más de salado" 
 Yo hice dos tamaños de bizcochitos con unos modes de insectos que tenía por casa como este pero los míos en silicona.

 
 Aquí os va la receta para 12 bizcochos de insectos de harina de algarrobo:

Ingredientes:
  • 45 gr margarina en pomada muuuuy blanda o derretida (unos segundos en el microondas son suficientes)
  • 75 ml sirope de agave
  • 2 huevos S
  • 50 gr harina de algarrobo
  • 50 gr harina de trigo
  • 55 ml de leche de soja
  • 1 cucharita de café de levadura química (tipo Royal)
  • crema de avellanas o dulce de leche
Preparación:

 Precalentamos  el horno a 180 ºC (160ºC si el horno tiene ventilador)
 Engrasamos cada hueco del molde (yo uso un spray antiadherente para que no sea tan engorroso ni grasiento el resultado)

 En un bol mezclamos la margarina con el sirope de agave, añadimos los huevos de uno en uno, y cuando la mezcla nos parece homogénea, tamizamos las harinas y la levadura y seguimos mezclando. Tendremos una pasta densa y oscura, muuuy oscura.

 Entonces añadimos la leche y seguimos mezclando hasta que la masa sea un poco más fluida. Entonces esta lista para echar en los moldes.

 Con una cuchara tenemos cuidado de no rellenar más que las 2/3 partes de la capacidad para que no sobresalga demasiado. Lo metemos en el horno precalentado, y lo dejamos entre 15 y 20 minutos. (Sabremos que están hechos cuando al pinchar con un palillo, éste salga limpio)

 Transcurrido este tiempo, los desmoldamos con cuidado sobre una bandeja, y los dejamos reposar unos minutos para que se templen.

 Cargamos una manga pastelera con una crema densa y suave que nos guste. Puede ser nata vegetal -no recomiendo la nata normal ni el merengue porque podrían diluirse en el bizcocho- dulce de leche... a mí me gustó la crema de avellanas. Con una boquilla de relleno pinchamos el centro de cada biacocho y rellenamos.

 Dejamos enfriar del todo, y ponemos cada pieza sobre una cápsula de papel abierta para que repose individualmente... y listo!!!


 He encontrado esta web: www.caroube.net  en la que se puede comprar todo tipo de productos de algarrobo, pero no he probado a comprar nada todavía y no sé cómo va. Pero para verlo y valorar si os apetece probarlo, mirad a ver si encontrais la harina de algarrobo en las herbolisterías o e tiendas de productos detéticos de vuestra localidad.

 
 Os aseguro que es una sabor único y genial, por no hablar de las propiedades del producto.